FANDOM


La unificación italiana es un proceso ocurrido a finales del siglo XIX

ProblemasEditar

Si partimos del Congreso de Viena, Italia había quedado reducido a un gran número de pequeños estados, a pesar de que todos ellos profesaban un pasado un común, una religión y un mismo idioma, además se enfrentaba a dos problemas adicionales:

  • La presencia de Austria en el Norte y Centro de Italia, lo que hacía además que tuvieran luchar contra un ejército extranjero.
  • La influencia de la Iglesia y su posesión de los Estados Vaticanos y de la ciudad de Roma, pues querían que Roma fuese la nueva capital
  • El reino de Piamonte – Cerdeña, fue el principal impulsor de la reforma con el rey Víctor Manuel II, junto con el primer ministro Cavour.

ProyectosEditar

Hubo tres diferente proyectos respecto a la unificación, que son los siguientes:

  • Proyecto Neogüelfo: Defendía que la unidad debía realizarse en torno al Papa de Roma, a modo de confederación.
  • Proyecto Republicano: Su máxima exponente es Mazzini. Defendía una Italia organizada como una república.
  • Monárquico: Su máxima figura fue Cavour y pretendía la unión de Italia, bajo la Víctor Manuel II.

ProcesoEditar

Cabe destacar además, que en Italia no existía una conciencia nacional como en Alemania, aunque, las ideas nacionales se habían introducido durante la primera mitad del siglo XIX entre los círculos burgueses. Sin embargo, la unificación de Italia, resultaría de la combinación de ambas estrategias, siendo la monarquía de Víctor Manuel II, la principal beneficiada. Por un lado Cavour, con la ayuda de Napoleón III, derrotar a los austriacos y anexionar Lombardía, a costa de ceder a Francia, las regiones de Niza y de Saboya. Esta conquista permitió en 1860, que los Estados Centrales de Parma, Moderna y Toscana celebrarán un plebiscito para unirse al reino de Cerdeña. En este contexto Giussepe Garibaldi, llego a las Dos Sicilias (con el apoyo secreto de Cavour) y con un ejército de voluntarios que vestían camisas rojas, conquistó Dos Sicilias y se anexionó Nápoles, mientras Víctor Manuel II conquistaba los Estados Pontificios, aunque sin entrar en la Ciudad de Roma y se unen Garibaldi en las Dos-Sicilias. Reunido el primer parlamento nacional en Turín, Víctor Manuel II fue coronado Rey de Italia. Antes de avanzar hacia Roma, Víctor Manuel se alió con Prusia, enemiga de Austria y consiguió expulsarla del reino Veneto y concluido la anexión, quedo vía libre para entrar en la ciudad de Roma, que si supuso un problema por la negativa del Papado. Tras diversas tentativas, cuando Napoleón III tuvo que retirar sus tropas por la guerra contra Prusia, Víctor Manuel II aprovechó la ocasión y conquisto Roma, y transformándola en la capital del nuevo estado, se instaló en el Quirinal. Esto al papa no le sentó bien, pues consideraba que Roma debía ser territorio del papado y negándose a acatar la decisión, se encerró en el Vaticano como si estuviera prisionero y así empezó la Cuestión Romana, que no se resolvió hasta los Pactos de Letrán (1929) que conformaron el reconocimiento del Estado Vaticano.